Viaje a los Castillos del Loira {IV-V Orleans, Château Chambord}

La lluvia nos está respetando este maravilloso viaje, apenas llueve por las tardes cuando nuestra ruta turística ya ha llegado a su fin, hoy amanece un precioso día que nos permite pasear por Orleans y desayunar unos croissants franceses recién hechos, a decir verdad la cafetería que está en frente de la Catedral Saint Croix es la única que estaba abierta  a las 9 de la mañana, por lo visto estos franceses deben desayunar unas “maladenas” es sus casitas o algo así, jajaja.

Desayunando en Orleans

Desayunando en Orleans

Tampoco nos entretuvimos mucho por la ciudad de Orleans pues el Castillo de Chambord nos estaba esperando, en un principio mas que castillo era pabellón de caza de Francisco I pues el paraje que lo rodea era perfecto para esos fines, a día de hoy este es un castillo para perderse y lo digo de verdad…

Château de Chambord

Château de Chambord

El diseño del monumento se le atribuye a Leonardo da Vinci aunque nunca fue verificado, tiene una amplia escalera central de doble hélice que se supone que hace que los que suben no se crucen con los que bajan pero yo no lo entendí, pues me cruzaba con todo el mundo y no vi las dos hélices esas por ningún lado ¿?

Las escaleras de doble hélice

Las escaleras de doble hélice

Hay que andar mucho, subir, bajar y recorrer sus estancias como si de un laberinto se tratase, además la chica que nos vendió las entradas nos nos dio ni folleto ni mapa del castillo así que estuvimos literalmente perdidos hasta que localicé un plano en inglés que alguien había abandonado. Aunque a primera vista parece un lugar vacío, solo al recorrer sus estrechos pasillos logras encontrar autenticas salas y gabinetes bien decorados con hermosos mobiliarios y artículos de la época, (440 habitaciones, 365 chimeneas y 84 escalones)

Aposentos en Chambord

Aposentos en Chambord

Su estructura es de piedra caliza lo que hizo que este castillo haya estado en ruinas casi de forma constante pues su mantenimiento debe ser continuo y en cuanto los nobles lo abandonaban la choza se caía a cachos.

Chambord y sus jardines

Chambord y sus jardines

Ahora pasamos a algunas de las estancias que se pueden visitar, fijaros que bien se lo pasaban, tenían juegos de mesa y todo…

Habitación de Luis XIV

Habitación de Luis XIV

En esta ocasión paramos a comer en el mismo castillo pues dispone de una cafetería junto al museo de carrozas, comimos unos “croqué monsieur” a un precio razonable y aunque podíamos haber dedicado la tarde para seguir perdiéndonos por los bosques (52,5 km cuadrados) que rodean el castillo y que son patrimonio de la Unesco, decidimos emprender camino a Île d’Oléron ya que nos esperaban casi 400 km de viaje.

Otras vistas del Castillo

Otras vistas del Castillo

Al emprender el camino se puso a llover y ya no paró en toda la noche, llegamos tarde, muy tarde eran más de las 20.00h cuando atravesábamos el puente sobre el mar atlántico que te lleva hasta la Isla, poca iluminación alumbraba las calles de Oléron, la lluvia y la escasez de iluminación hizo que nos perdiésemos, el gps nos llevó donde le vino bien dejarnos, lejos del hotel.

En un principio fue un momento de pánico, una calle desierta sin luz y lloviendo sin parar hizo que nos miráramos y nos preguntáramos ¿y el hotel?, revisamos la dirección y rectificamos el camino andado, total que lo que iba a ser una noche super chachi con SPA, piscina y masajes relajantes fue una cena tranquila y otro capítulo de la serie de Doramas pues todos los servicios de los que disponía el hotel estaban cerrados 🙁

Novotel Thalassa Oléron

Novotel Thalassa Oléron

Notas de viaje:

  • Desayuno en la plaza…: 14,00€ dos cafés y dos croissants pequeñicos.
  • Conducir en Orleans, pues es un poco confuso, accedes a zonas peatonales sin darte cuenta, nosotros pasamos por la misma puerta de la catedral pensando que nos habíamos equivocado, pero no, la entrada al parking estaba allí mismo, el tranvía está muy presente y las bicicletas van por donde quieren aunque respetando a los peatones pues suelen usar las mismas vías del tranvía como si fuese un carril bici.
  • Precio entradas: entrar al Castillo de Chambord, 11,00€ mas el parking que hay que pagar 4,00€ más.
  • Autopista desde Chambord a Île Oléron: 400km  29,60€
  • Hotel: Contratado en centraldereservas.com, hablaban español, parking gratuito pero el wifi era muy malo, lo había bueno pero era de pago, contratamos el desayuno y fue genial… en el próximo capítulo os lo contamos.

Leer la Parte I de este viaje

Leer la Parte II de este viaje

Leer la Parte III de este viaje

Print Friendly


Sazona este artículo con tu comentario:

Powered by WordPress