Cosecha perdida

Hace tres semanas que no podía ir al huerto por causas de fuerza mayor, he estado mu malito pero tranquilos que ya estoy bien, la cuestión es que agosto es uno de los mejores meses para recoger tomates y yo no he estado ahí quitando malas hierbas y podando las tomateras, tampoco he recogido los muchos calabacines que había en las plantas y debo dar gracias de que tengo riego por goteo con programador que si no ya sería para llorar…

Al llegar la imagen fue dantesca, un huerto es estado de abandono, hierbas por todas partes y plantas secas, quemadas o pachuchas, se podría grabar una serie de terror en mi pequeño huerto, más de 5 kilos de tomates podridos colgando en las ramas secas, es normal que las ramas se vayan secando y las tomateras vayan muriendo a estas alturas del verano, pero esos tomaticos ricos murieron abandonados a su suerte colgados al sol por mi culpa.

Tomates podridos en la rama
Tomates podridos en la rama

Las borrajas se pudrieron también, poco hay que aprovechar de ellas, los calabacines se sobredesarrollaron hasta superar los 2 kilos por unidad y poco se puede hacer con ellos, son todo semillas y además amargan, las berenjenas se pusieron pachuchas y tienen un color sospechoso, como marrón…

Borrajas estropeadas
Borrajas estropeadas

Y las lechugas están en flor, son hermosas, no lo negaré pero ya no se pueden comer, solo me queda arrancarlo todo y volver a empezar de nuevo…

Lechugas en flor
Lechugas en flor

Y es que un huerto tiene mucho trabajo y si no eres constante, todo el esfuerzo pasado se queda en nada, este invierno volveré a pasar la motoazada y adecentaré el mini jardín replantando las aromáticas que se me llevó el Ebro y por supuesto aquí os iré contando como va la cosa.

Print Friendly, PDF & Email


6 pensamientos sobre “Cosecha perdida”

¡ Gracias por comentar !

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.