Un berenjenal en el huerto

No es que haya montado un berenjenal en el huerto en plan desastre, no, es que os voy a contar la historia del berenjenal que tengo plantado, desde su nacimiento, hasta el día de hoy en que sigue dando frutos sin control, al principio me decían: ¡que bien!, que ricas y además éstas no pican nada; ahora cuando llego del huerto solo me miran y ya no dicen nada, nos está pasando como con las habas, ¿os acordáis?.

Bueno, vamos al tema, para empezar, a principios de abril compramos unas plantas en el vivero que nos costaron 1,00€ cada una, la cuestión de por qué eran tan caras es porque eran injertadas, osea, tenían una ramita como clavada en su tallo de modo que por cuestión de no se muy bien qué, estas plantas son más resistentes a enfermedades y doy fe que así ha sido, no son modificadas genéticamente ni nada de eso, no asustarse que los injertos son algo muy normal.

Berenjenas recién plantadas, en abril.

En mayo, apenas un mes después ya tenían forma de planta de verdad, con hojas grandes como Dios manda.

Creciendo, un mes después.

Los primeros frutos también hicieron su aparición muy rápido, a finales de mayo, parecía que nunca iban a tener el tamaño ideal para cocinarlos pero luego se fueron animando.

Primeros frutos, casi dos meses después.

Después vinieron unos bichitos a incordiar, por lo visto, las hojas de berenjena deben ser muy sabrosas, la única solución que se me ocurrió fue ir a la caza y captura guante en mano, uno por uno los iba “saludando” con un apretón de manos, jejeje, gané la batalla y las plantas continuaron creciendo sin problemas.

Un bichito cabrón.

 Como podéis apreciar en la foto, las berenjenas tienen un tamaño majico, en nada que te despistas un par de semanas se hacen enormes.

Recolección de berenjenas, todas las semanas había frutos.

Y finalmente os dejo con el berenjenal del huerto, foto del pasado día 15 de octubre, apenas media docena de plantas que dan un promedio de cuatro berenjenas semanales, próximamente más recetas con berenjenas, jejeje.

Un berenjenal en el huerto.

Print Friendly, PDF & Email


19 Comentarios en “Un berenjenal en el huerto”

  1. Jose dice:

    Wowwww!!! Tienes toda mi admiración, lo que más me ha sobrecogido es tu lucha cuerpo a cuerpo con los bichitos. Como te vea Ridley Scott ya te está llamando como protagonista principal de “Gladiator II!…jajaja. Disfruta de tus berenjenas y ya estoy esperando esas recetas que nos prometes. Un saludo.

    • Jose dice:

      La verdad es que hay que convivir con los bichitos, algunos son buenos, otros son malos y estos no se si serían buenos o no pero se estaban comiendo mis planticas así que…
      Saludicos.

  2. Paula dice:

    guau y no pican??? Si te cansas de tanta berenjena me pasas alguna, se ven preciosas!!!

    Salu2. Paula

    • Jose dice:

      Te aseguro que no pican nada de nada, ni las pongo a remojo ni con sal o esas cosas que se les hacen, por ahora las voy cocinando y congelando, en breve o me compro otro congelador o me monto un restaurante 😉
      Saludicos.

  3. Pilar dice:

    …y a mi que me gusta ese saborcito amargo de las berenjenas!!. Por qué no haces pisto y lo pones en botes?. Yo suelo hacerlo y luego viene muy bien para rellenar pizzas, empanadas… etc. Ya verás como están mejor que congeladas.
    Feliz finde

  4. María Pilar dice:

    Si no podéis comer tantas, yo te puedo ayudar, es una de mis verduras favoritas.

    Besicos

    • Jose dice:

      Si me queda alguna te la guardaré como regalo de cumpleaños ¡Felicidades!, este finde tengo invitados a comer y adivina que receta haré… ¡berenjenas rellenas para todos!

  5. Marisa dice:

    Ya veo por tu lucha que son ecologicas 100/100 jejej.besicos

  6. SOYLA dice:

    COMO SE SIEMBRA LA BERENGENA ESTO ES PARA UNA EXPOCISION

    • Jose dice:

      Hola Soyla, yo no tengo plantero por lo que no te puedo ayudar, compré directamente las plantas y las trasplanté directamente en el huerto con el resultado que puedes ver. Un saludo.

  7. […] sabéis nuestro huerto era una máquina de producir berenjenas y en cuanto vi en el blog de Sefa esta receta de Moussaka supe que mis berenjenas iban a ser las […]

  8. Nati dice:

    A mi me encantan las berenjenas, yo las plato todos los años pero la berenjena rallada. El año pasado planté la morada pero no me dió apenas frutos. Se ven hermosas y la verdad tengo que reconocer que desde que tengo huerto no como verduras fuera de temporada. Un saludo.

    • Jose dice:

      En cuanto llega la primavera el huerto se llena de vida, aunque no creas que todo sale igual de bien, este año 2013 las berenjenas recién plantadas se me las han comido los caracoles, como ha llovido tanto, hay exceso de caracoles que acaban con todo lo muy bichos. Saludos, voy a ver tu huerto 😉

  9. Susana dice:

    Hola,

    Leí una vez que para los caracoles es bueno poner un platillo con cerveza, porque se ve que les gusta y al caer dentro se ahogan ¡qué muerte más buena, jajaja! no sé si será verdad, ¿vosotros lo habiáis oído por ahí?

    Un saludo.

  10. Susana dice:

    ¡Ah por cierto, José ¿cuánto rato pones el goteo?

    Nosotros lo ponemos una hora todos los días, cada goteo es de 2 l/hora, no sé si es mucho o no, pero la tierra desde luego no se ve encharcada y ahora que hemos acolchado con paja igual no hace falta ponerlo a diario o quizás bajarle el tiempo ¿qué opinas?

    Ya hemos puesto el tomate y todo lo de verano.

    Gracias.

    • Jose dice:

      Yo en estos momentos lo tengo para 30 minutos cada tres días, no se si es poco, si coincide que voy al huerto cuando ha regado se ve la manchita de humedad junto al goteo, de todos modos lo mejor es escarbar un poco para ver a qué profundidad empieza la humedad en la tierra, si está muy húmeda puedes bajar el ritmo de riego. Tampoco es que yo lo tenga muy claro. Saludicos.

Sazona este artículo con tu comentario:

Powered by WordPress