Wok de Tofu al Teriyaki

Wok de Tofu al Teriyaki {Recetas Saludables}

Quizás te hayas preguntado alguna vez, ¿cómo se cocina el Tofu? o que puñetas es eso del tofu que comen los vegetarianos, bueno pues el tofu sale de las judías de soja, es una cuajada gomosa de la leche de soja (ya se que suena rarico pero así es), traducido: es como hacer un queso fresco con una leguminosa (suena mas raro aun a que sí), se puede cocinar de muchas maneras, a la plancha, frito, al horno, empanado, se le puede tratar como si fuese un filete de carne y es que el tofu tiene, entre otros muchos nutrientes, proteínas similares a un filete de carne, por ese motivo es tan consumido por los vegetarianos ya que no comen las proteínas de la carne y del pescado que son sustituidos por el Tofu.

Wok de Tofu al Teriyaki

Wok de Tofu al Teriyaki

El tofu es más soso que un pan sin sal pero al mismo tiempo resulta muy poroso lo que hace que absorba todos los sabores de aquello con lo que lo acompañemos, por eso hoy lo vamos a cocinar a la plancha y macerado con salsa teriyaki (esta salsa oriental nos gusta mogollón en casa), convirtiendo un simple plato de pasta cocinada al wok en un menú nutritivo, completo y muy vegetariano.

Ingredientes: (6 comensales)

  • 400 g tofu firme (lo venden en tacos envasados con agua, yo lo compré en Mercadona)
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento amarillo
  • 1 cebolla
  • 1 calabacín
  • 1 lata de maíz dulce.
  • 250 g spaguetti o noodles
  • sésamo negro tostado
  • 4 cucharadas de salsa teriyaki
  • aceite de oliva, sal, pimienta

Cómo hacer un wok de tofu al teriyaki:

  1. Puesto que vamos a pasar el tofu por la plancha debemos quitarle el máximo de agua posible ya que viene en un paquetito con suero, de modo que lo escurrimos, lo envolvemos en un paño limpio y le pondremos algo de peso encima para que suelte el agua.

    Tofu fresco

    Tofu fresco

  2. Luego vamos a preparar todas las verduras, cortamos los pimientos y la cebolla en juliana, el calabacín lo cortamos en medias lunas (rodajas por la mitad)
  3. Cortamos el tofu en barritas y lo pasamos por la plancha con aceite de oliva hasta que cambie ligeramente de color, sacamos y maceramos unos minutos con la salsa teriyaki.

    Tofu macerando con salsa teriyaki

    Tofu macerando con salsa teriyaki

  4. Pochamos todas las verduras en el wok hasta que veamos que están cocinadas pero sin que queden blandas.

    Verduritas al wok

    Verduritas al wok

  5. Cocemos la pasta en agua con sal el tiempo que nos indique el paquete.
  6. Finalmente mezclamos todos los ingredientes y agregamos el maíz dulce, decoramos con las semillas de sésamo negro tostadas, ( si las hemos comprado crudas, solo debemos ponerlas en una sartén sin nada de aceite hasta que las semillas comiencen a dar saltitos).

    Todas las verduritas al mogollón

    Todas las verduritas al mogollón

 

Receta inspirada en: Danza de fogones

 

El comienzo de la aventura

Historia de mi Huerto, Punto y Final

La vida es un camino lleno de senderos, hace 6 años, exactamente un 14 de Febrero de 2011, me metí de lleno en uno que llevó mi vida a una aventura como hortelano. Un huerto se cruzó en mi vida y ahora doy por finalizado aquel sendero para seguir con mi vida por otros derroteros, si, la Historia de mi Huerto llegó a su FIN.

En esta historia hay olor a tomates frescos y a tierra mojada, hay patatas, lechugas, berenjenas, calabacines, zanahorias, pimientos, habas, guisantes, judías verdes, remolacha, rabanitos, melones, cebollas, puerros, brócoli, alcachofas, fresas, muchas flores, azafrán, bichitos que se comían la cosecha  y también lumbalgia, mucha lumbalgia… y hoy solo quedan lágrimas de nostalgia.

Este artículo lo he querido presentar en una serie de fotografías que llevan tras de sí mucho trabajo, mucho aprendizaje, muchos fracasos y algún acierto y sobre todo muchos tomates, jajaja, la decisión no ha sido fácil si bien es la decisión más acertada.

La historia se remonta al año 2011 cuando firmé un contrato lleno de esperanza e ilusiones sobre una huerta vacía.

El comienzo de la aventura

El comienzo de la aventura

Después vino la compra y lectura de muchos libros y la decisión de formar bancales para el cultivo, por dos cuestiones básicas, porque no tenía ni puta idea de por dónde empezar y porque soy muy torpe y así no pisaba lo cultivado…

Los bancales una forma de organizarme el huerto

Los bancales una forma de organizarme el huerto

Instalar el arcón para guardar las herramientas también tuvo su cosa, lo enterré 20 centímetros para evitar que se volara con el viento y dificultar su “sustracción”.

El arcón donde guardar todos los aperos

El arcón donde guardar todos los aperos

Llegaron los primeros frutos verdes no se si fue por casualidad o después de mucho trabajo, las primeras acelgas, lechugas, habas, etc…

Aprendiendo y disfrutando

Con la llegada del verano, crecieron los primeros tomates, que ricos, que sabrosos, orgullo de todo hortelano.

Los primeros tomates

Los primeros tomates

Arantxa también tenía su rinconcito lleno de color, un jardín que siempre nos acompañó, cambiando en cada temporada y adaptándolo con cariño, proporcionando flores frescas para decorar la mesa durante toda la temporada de verano.

El jardín de Arantxa

El jardín de Arantxa

Llegué a construir hasta una casa para mariquitas, las amigas del hortelano, quedó preciosa en medio del jardín, lástima que no tuvo mucho éxito y las mariquitas nunca llegaron a vivir allí.

La casa de mariquitas

La casa de mariquitas

Y ahora viene la definición más dura de “trabajar la tierra”, la maldita motoazada, una y no más Santo Tomás, me quedó tal lumbalgia que solo la pasé una vez, el resto de temporadas pagaba para que lo hiciesen…

La motoazada, una vez y no más

La motoazada, una vez y no más

Lo que sí hacía era salir por el campo a buscar cañas para posteriormente plantar las tomateras, era un día de paseo y una sudada para volver cargado al huerto y posteriormente limpiar, cortar y montar el chiringuito para acomodar las plantas de tomate, confieso que el último año compré las cañas ya preparadas porque no me daba de sí la vida.

A por cañas que no se beben

A por cañas que no se beben

En 2015 llegó el primer susto, la inundación de las huertas por una crecida del río Ebro, fue como el renacer del Ave Fénix, muchísimo trabajo para limpiar el destrozo y rehacer todo el huerto desde cero.

La inundación del huerto

La inundación del huerto

A raíz de un nuevo inicio de huerto, cambié de los bancales a los caballones, se rentabiliza mejor el espacio de tierra aunque hay que saber andar por los surcos, de hecho me creé unos caminitos de madera para no destrozarlo todo, jajaja.

Del bancal a los caballones

Del bancal a los caballones

 

Y algo que me acompañaba cada verano, si sumamos agua y sol, todas las plantas crecen, incluso las indeseables, mis eternas enemigas las malas hierbas, en este punto os aseguro que te replanteas si tanto trabajo merece la pena, ¿por qué no serán comestibles las malas hierbas? ¡si siempre he tenido más de ellas que de plantas comestibles!

Las malas hierbas, eternas enemigas

Las malas hierbas, eternas enemigas

La conclusión de cada temporada siempre ha sido dedito arriba, satisfación por el trabajo realizado, a veces mucho, a veces llegando a abandonar la huerta durante meses, pero siempre plantando y dándole a la azada con cariño.

Hortelano satisfecho

Hortelano satisfecho

Pero llegó el día de decirle adiós, la tarde del día 29 de enero de 2018, desmontamos todo, hicimos una marcha atrás en el tiempo, donde se ve un espacio vacío había un arcón lleno de aperos de trabajo.

Aquí yacía un arcón

Aquí yacía un arcón

Si volvemos la vista atrás ahora solo queda un trozo de terreno vacío, bueno, dejé el riego por goteo y las cañas para el siguiente hortelano que llene de ilusión las tierras, y mirando hacia atrás en el tiempo nos quedan lágrimas de nostalgia y orgullo por el trabajo realizado.

La historia de mi huerto, punto y final

La historia de mi huerto, punto y final

Siempre permanecerá en nuestra memoria el olor a tomate fresco y a tierra mojada.

Wok de pollo terayaki

Wok de pollo con salsa teriyaki

Bueno chicxs se acabó la Navidad, hay que volver a las buenas costumbres, las dietas saludables y más económicas como este  Wok de pollo con salsa teriyaki que os presento hoy: aquí el wok aquí unos amigos… está elaborado con verduritas y pasta oriental, de esa que se hace rápido y tiene una textura tan particular además de la salsa favorita en mi casa, la salsa teriyaki con ese punto dulzón tan rico.

Wok de pollo con salsa terayaki

Wok de pollo con salsa terayaki

 

Ingredientes: (3 comensales)

  • 2 pechugas de pollo
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1 calabacín
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 125 g pasta china rápida
  • salsa teriyaki
  • aceite de oliva
  1. Cortar las verduras y el pollo en juliana, excepto el calabacín y la zanahoria que se corta en medias lunas.
  2. Marcar el pollo en un poco de aceite de oliva y reservar.

    Pollo a la plancha

    Pollo a la plancha

  3. Pochar las verduras en el wok a fuego suave hasta que queden al dente.

    Todas las verduritas

    Todas las verduritas

  4. Cocer la pasta el tiempo que indique el paquete, yo he escogido esta por que me pareció graciosa así en forma de rombos, en 3 minutos está hecha.
  5. Agregar la pasta y el pollo.

    Todo juntito

    Todo juntito

  6. Echar salsa teriyaki a cascoporro, osea al gusto, observa que no hemos echado sal mientras cocinábamos, es porque la salsa ya le aporta el sabor adecuado, remover bien y a disfrutar.

Fuente original: cocinaenblanco.com

Feliz Navidad 2017

mirecetario.es os desea Feliz Navidad 2017

¡Ya tenemos encima a ese señor de barbas regordete vestido de rojo pasión!, por eso desde mirecetario.es queremos desearos que paséis una Feliz Navidad 2017, una Noche Buena con cena saludable, una Comida de Navidad sin excesos, una Noche Vieja baja en alcohol, una Comida de Año Nuevo 2018 sin resaca y que los Reyes Magos os traigan cumplidos todos vuestros deseos no materiales. Leer más »

Soja Verde Guisada con Boniatos

Soja verde guisada con boniatos {Recetas Saludables}

La Soja Verde es una leguminosa mal llamada soja, su nombre real es Judía Mungo o Poroto Chino, hoy vamos a cocinarla guisada con boniatos y arroz integral, la principal característica de esta variedad de soja es su alto contenido en proteína (un 25%) además nos viene cargadita de fibra, vitamina B (ácido fólico), magnesio (ideal para los huesos) y es baja en grasas por lo que se convierte en el sustituto perfecto de la carne por ser un nutriente proteico cardiosaludable y además se digiere bien (aunque gases produce, yo aviso…). Leer más »

Powered by WordPress